Horario

Como suelo acostarme tarde, dedico las últimas horas del día a responder correos del trabajo y hacer propuestas, sin interrupciones de llamadas telefónicas o programas de mensajería. (Mi productividad a primera y última hora del día es mucho más alta!)

Hoy es la segunda vez que me pasa en lo que llevamos de mes: respondo un correo, y en menos de 5 minutos ya he obtenido una respuesta del destinatario, que, muy posiblemente, se encuentra, al igual que yo, respondiendo mails de trabajo sin que nadie excepto yo les moleste.

Viviendo situaciones como ésta, creo que es el momento de que aquellas empresas que aún mantienen horarios estrictos para sus empleados se den cuenta de que no todos los días se tiene la misma carga de trabajo, y, por tanto, no todos los días se debería cumplir el mismo horario.