pomodoro

Hace tiempo contaba algunas de las prácticas que estaba probando para mejorar la productividad. Pues bien, sigo buscando la fórmula óptima, y por el camino me he encontrado con Pomodoro, la técnica que estoy aplicando últimamente, y con la que estoy bastante contento.

El funcionamiento es muy simple: trabajar en tandas de 25 minutos. Pero 25 minutos de verdad, concentrado en un tema concreto, sin despistes. OJO: es imprescindible deshabilitar notificaciones de correo, mensajería instantánea… TODO. Cada vez que termina un bloque haces un descanso de 4 ó 5 minutos, y cada cuatro bloques (algunos recomiendan que sea cada tres) uno más largo de unos 15 minutos.

No lo aplico todos los días, pero, sobre todo, para esos momentos en que te cuesta concentrarte, es de lo mejor que he probado.

Lo ideal es buscar alguna aplicación que se encargue de llevar el tiempo de manera automática. Hay un grupo de Google que es bastante activo y crea “timers” para diferentes plataformas: aquí encontraréis versiones para Linux, Windows, Mac…